Karachay: el lago ruso donde una hora en la playa te mataría

Karachay es un lago la región de Chelyabinsk, en el suroeste de Rusia, cerca de la moderna frontera con Kazajstán.

Se encuentra dentro de la Asociación de Producción de Mayak, una de las instalaciones nucleares más grandes y menos importantes del país.

Fue construido en los años 40 cuando los soviéticos movieron la producción de armamento hacia el este para evitar la invasión nazi.

Mayak fue una de las fábricas de armas nucleares más importantes de Rusia y estuvo fuera del alcance de los extranjeros durante 45 años.

Solo después de que el presidente Boris Yeltsin firmara un decreto de 1992 que abría el área, los científicos occidentales pudieron acceder y de inmediato declararon que era el área más contaminada del planeta.

Contaminación en el lago Karachay

En sus largas décadas de oscuridad, los ingenieros nucleares de Mayak pasaron su tiempo principalmente teniendo derrumbes nucleares y arrojando desechos radioactivos al río.

Te puede interesar | IAN-R1: el reactor nuclear colombiano

Los residuos diluidos fueron un cóctel de elementos radiactivos, incluidos productos de fusión de larga duración como el estroncio 90 y el cesio 137, cada uno con una vida media de aproximadamente treinta años.

Reconocimiento de la existencia de Karachay

Cuando finalmente se reconoció la existencia de sus instalaciones, la región de Chelyabinsk experimentó un aumento del 21% en el cáncer.

También un aumento del 25% en los defectos de nacimiento y un aumento del 41% en la leucemia.

Karachay foto reciente

El río Techa, en el que dependían varias aldeas para abastecerse de agua, estaba tan contaminado, que hasta el 65% de la población local estaba afectada por la enfermedad de la radiación.

Evitados de mencionar la radiación en sus diagnósticos, los médicos que tratan a los que habían enfermado llamaron a la enfermedad «enfermedad especial«. Incluso entonces, estas notas fueron clasificadas hasta 1990.

Las comunidades rurales que rodean la instalación nuclear sufrieron enormemente la carrera de armamentos nucleares de su gobierno con los Estados Unidos.

Karachay desde el espacio
Tierras baldías radiactivas: este mapa muestra la ubicación del lago Karachay y la región circundante de Chelyabinsk, que todavía está gravemente contaminada por desechos nucleares

A mediados de los años cincuenta decidieron, con retraso, dejar de tirar los desechos nucleares a los lagos y ríos cercanos.

Luego, en septiembre de 1957, explotaron con una fuerza equivalente a unas 85 toneladas de TNT, arrojando unas 70 toneladas de desechos radiactivos.

La nube de polvo diseminó los isótopos de cesio y estroncio en más de 9,000 millas cuadradas, afectando a unos 270,000 ciudadanos soviéticos y sus suministros de alimentos.

Con su sistema de almacenamiento de desechos eliminado, las autoridades decidieron dirigir el flujo constante de elementos radiactivos de Malak hacia el lago Karachay.

Esto funcionó bien durante diez años, hasta que una severa sequía golpeó a toda Chelyabinsk.

Secado del lago

El lago Karachay comenzó a secarse gradualmente, exponiendo el sedimento radioactivo en su cuenca.

La propagación de polvo tóxico salpicó cerca de 900 millas cuadradas de tierra con estroncio 90, cesio 137 y una serie de otros elementos desagradables.

Hoy en día, grandes extensiones de Chelyabinsk permanecen inhabitables como resultado de la contaminación del río, la explosión de 1957 y la sequía de 1967.

La superficie del lago Karachay ahora es más concreto que agua, pero su contaminación aún no está contenida.

Las estimaciones sugieren que aproximadamente mil millones de galones de agua subterránea han sido contaminados con 5 megacuries de radionúclidos.

Incluso hoy en día, la población local aún no conoce los niveles reales de radioisótopos en sus productos de cosecha propia.

Fuente: DailyMail

 650 total views,  1 views today

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Meta